Cerrar etapas: EBE

“-¿Y tú a qué te dedicas?

-Yo soy abogada, aquí donde me ves, pero me embarqué en 2008 en esta aventura y me enganché”.

Es la pregunta que más veces me han formulado en cada edición de EBE. Es una locura, feliz locura, meterse en esta empresa en la que cada año se “obra el milagro” de salir a flote con calidad y exigencia a pesar de los escasos apoyos locales y la dificultad de conseguir patrocinios, especialmente en los años de crisis que vivimos desde hace …, mejor no contarlo.

Mi cometido en la organización del evento era, quizás, el más satisfactorio porque, entre otras tareas logísticas, me encargaba del personal voluntario que lo hace posible año tras año.

EBE me ha dado la oportunidad de aprender, de trabajar en equipo, de viajar, de mirar Internet con otros ojos, de descubrir mi capacidad de reacción ante situaciones estresantes, de conocer a grandes profesionales que de ninguna otra forma habría podido conocer y, sobre todo, me ha dado la amistad de personas magníficas con las que cuento en mi vida para mucho más que la organización de un evento anual.

Toca cerrar etapa para abrir otras. Mi último EBE ha sido EBEbcn14. Y no quería irme sin dar las gracias de corazón a todas las personas que me han aguantado estos años con la mejor disposición y entrega, a pesar de los nervios, los despistes e incluso los cabreos –intentando conservar siempre una sonrisa y buen humor; eso sí-.

Especialmente mi agradecimiento a Ana, la primera por justicia, a Luis, a Benito, a JL, a Carlos, a Teresa, a Rafa, a Conce, a Juanjo, a Isra, a Cecilio, a Francis, a Máximo, a Antonio, a Victoriano, a Brero, a María, a José Luis, a Miriam, a Dani, a Nilo, a Rocío, a Jaime, a Txema, a Elisa, a Jerónimo, a Carlos a la cabeza de muchos más de Imaginática (Ana, Cristina, Antonio, Beatriz, Nieves, Alicia, Alberto, Carlos, Javier, Cynthia, Ricardo, Ángel, Irene, Nacho, María,…), a Hasana, a Manuel, a Víctor, a Clara, a Saray, a Beatriz, a Tamara, a Alba, a Natalia, a Enrique, a Andrés, a Alberto, a Nico, a Nono, a Edu, a Ariel, a Adrián y a todos cuantos me ayudaron en cualquier momento a salvar un escollo.

En las valoraciones que anualmente hacemos de lo peor y lo mejor del evento, los asistentes destacan en #lomejordeebe el ambiente que genera el equipo porque es una familia y logramos transmitirlo; una familia que solo ha hecho aumentar desde sus orígenes y que no puede ser mejor, de verdad.

¡Salud y gracias!

10926296184_6037184387_z

Publicado en Fin de etapa, Mis cosas | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Salimos perdiendo

Hoy somos más torpes y pobres. Lo digo con contundencia porque soy plenamente consciente del talento que acaba de salir de este trozo de tierra por un tiempo indefinido, como el contrato que firmó el lunes.

Hoy la balanza pobreza/riqueza se desequilibra más sin inmutarnos, sin que parezca importarnos la pérdida de talento que sufrimos.

Hoy esta ciudad a la que muchos estamos literalmente enganchados sigue mostrando al mundo la estupidez que la sacude, la torpeza de los que manejan sus hilos, la falta de agallas de la mayoría de ciudadanos que la habitamos.

Hace tiempo que este rincón fue mermando los sueños de una persona que dejó Madrid años atrás por echar raíces cerca de los suyos, en un entorno que parecía idóneo por entonces para vivir momentos cargados de felicidad e ilusión.

Y lo conseguimos entre todos. Volvimos a hacerlo. Dejamos que la suerte se la llevaran otros. Y nos quedamos con caras de atontados pensando falsamente que la suerte le sonreía a ella al fin.

Hoy ha dejado Sevilla Ana Asuero Arroyo, una persona verdaderamente talentosa, constante, trabajadora, curiosa, alegre y llena de energía; una persona buena en cualquier sentido. Y ni siquiera todo esto es lo más desolador. Lo peor es que pensamos que ha tenido suerte porque empieza un proyecto esperanzador en Barcelona, una buena ciudad.

Salimos perdiendo y nos quedamos sonriendo. Suerte la de aquellos que cuentan desde hoy con Ana cerca. La suma de valor, ese que está en crisis, la tienen asegurada. Nosotros no podemos decir lo mismo.

3236342540_5bb79b6baa

Publicado en Pensando un poco | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Volver al Villamarín

Recuerdo perfectamente la primera vez que pisé el Villamarín de la mano de mi hermano Manolete, fue el partido Betis-Oviedo de la temporada 90/91 y quedó empate a uno. Entonces los partidos se veían de pie en Gol Norte. Eran buenos tiempos para el Real Oviedo y tiempos apurados para el Betis. Tenía 8 años, Pepe Mel vestía la camiseta de las 13 barras, lo que son las cosas.

Luego vieneron los abonos de temporada infantil a 5.000 pesetas y luego los juveniles a algo más. Puedo sentirme orgullosa de saber -y haber escuchado de su boca- que hice bética a mi entonces inseparable amiga de colegio Elena Ruiz. Temporadas de Gol Norte disfrutadas con la intensidad de una preadolescencia y adolescencia.

Luego llegaron los suspensos para septiembre en el Insituto y las subidas de los abonos, junto al despotismo de Lopera, y el carné se perdió como se perdió la alegría de Chano.

A partir de ese momento dejé de pisar el Villamarín -para mí nunca tuvo otro nombre ese glorioso campo- con las excepciones de las ocasiones en las que, o previo pago o por concesiones de buenos amigos, volvía con mi bufanda al cuello a recorrer La Palmera.

Y un buen día este año, tras las vacaciones de agosto, mi gran amigo José Malavé me dijo que en pocas semanas se iría a Perú por un tiempo incierto a intentar hacer negocios y abrir una oficina.

El día que tenía fecha de salida rumbo a Lima quedamos en la puerta de su oficina para darnos un beso y un abrazo y para legarme temporalmente un tesoro: su carné del Betis de la temporada 2012/13. Sonreí y lo agradecí como si me hubiera hecho un gran regalo pero poco después supe que me había quedado corta.

Ese carné lleva conmigo tres meses y me ha devuelto la incomprensible ilusión que desatan esas gradas, pase lo que pase. Me ha recordado lo que sentía en aquellos años de carné, a pesar de que ya sumo el doble de años y me ha vuelto a hacer sentir la grandeza que tiene el equipo único e inigualable que allí habita.

Muchas cosas siento cada vez que vuelvo a enfilar esa bendita avenida con la bufanda o la bandera al cuello pero sobre todo y ante todo una emoción indescriptible, unos nervios que ni las pipas ni las uñas calman durante los 90 munitos de juego y un cariño hacia la mejor afición del mundo inmensa.

Y todo esto se lo debo a mi abuelo Antonio, que nos dejó un legado de bondad infinita y un beticismo inquebrantable. Ahora mi sobrino Pedrito, el más pequeño de los cinco magníficos, ha aprendido a escribir la “b” gracias al Betis que no deja de nombrarle su tita Rocío. Ya mismo pisará el Villamarín por primera vez de mi mano, junto a su hermana y -espero- su querida tita Ana, como ya hicieran sus primos con mi hermano y conmigo. Espero transmitirles ese legado y que lleguen a emocionarse como lo hago yo cuando canto y escucho rugir el Glorioso de esta forma cada partido en casa

Publicado en Mis debilidades | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La crónica más personal de un concierto

Iba a hacer una crónica del concierto de Jero Romero en Sevilla el pasado sábado pero quizás haya más crónicas escritas y lo que, en realidad, me sale es contar qué siento con la música que hace.

Ir a un concierto de Jero Romero no es ir a un concierto más. Y no lo es por la sencilla razón de que, además de adorar cómo compone y la voz que tiene, es mi primo. Porque su música consigue que me mantenga unida a una familia que siempre fue entrañable para mí pero que, conforme hemos ido creciendo, se ha ido alejando, no sólo por los kilómetros que nos separan sino porque cada uno va formando su círculo cercano y adquiriendo responsabilidades y no se coincide mucho ya; el roce es cierto que influye.

Cuando veo a Jero subido a un escenario lo recuerdo con la guitarra en su casa, cuando ya era un adolescente y yo seguía siendo una niña; recuerdo los viajes a Albacete primero y a Toledo después con más primos y tíos; me viene a la cabeza la complicidad que tenía con mi primo Alberto; pienso cómo disfrutaban Alberto y Rebeca chinchándome a ratos para que protestara -soy una protestona de toda la vida :P-; recuerdo a mi tío Daniel dándome las mejores clases de latín que he recibido; me imagino a Jero, Javier, Marcos, Pablo y mi hermano descojonados de risa con sus “mascás”; me vienen imágenes de sobremesas llenas de familiares y charlas interminables.

Escuchar a Jero es ver la misma cara de ilusión en mis padres que en mis sobrinos, a pesar de que entre unos y otros hay diferencias de hasta 65 años; es sonreír con las personas que más quiero.

¿Cómo no ser mecenas? Es para ser incondicional.

Publicado en Mis debilidades | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Ya está aquí

Llegó lo que tanto tiempo esperamos. Ya casi podemos tocar la Semana Santa con la yema de los dedos y entramos en ese juego de extremos tan de aquí, esos días en los que sientes que el corazón va a estallar de alegría mientras a ratos la pena te atormenta sabedor de que ya no hay marcha atrás y a partir de ahora los días se fundirán con presteza. Esa bipolaridad que nos caracteriza y parece conciliarse únicamente cuando el azahar florece.

La ilusión se desata justo cuando las palmas que anunciaban el esplendor un pasado Domingo de estrenos son reducidas a ceniza. Es entonces cuando vuelve la cuenta atrás particular de esta tierra y todo es inédito, otra vez. La memoria juega con nosotros, trae recuerdos de otras primaveras y se queda en blanco a la par, queriendo redescubrir los ritos mientras volvemos a esa infancia que nos hace guiños en escaparates, carteles, dulces, comidas y olores con fecha de caducidad.

La ciudad es clave en ese entramado sentimental. Hay quienes se aferran a un concepto de ciudad inalterable, un espacio que al llegar la primavera ha de retornar eterno, aunque esta percepción no sea más que un síntoma emocional nostálgico. Los sevillanos tendemos a entremezclar las emociones, esas vivencias del corazón, con la realidad que nos infunde el tiempo, una realidad que es y debe seguir siendo cambiante. Y es precisamente eso lo que convierte a esta fiesta en eterna, la grandeza de saber vivir en su tiempo, formando parte de la historia.

Ya estamos preparados y participaremos todos, hasta los que a pesar de su agnosticismo de diario recuperan la fe en este tiempo de descuento. La grandeza de la Semana Santa también se refleja en eso, en que hay sitio para todos, y de no ser así no habría llegado hasta nuestros días. Porque la fe no es patrimonio de un grupo y Dios se encarga de sacudir el interior de cada uno, aunque a cada cual le llegue de una manera personal e intransferible.

Mercado San Gonzalo

Busca en tu interior y dale sentido a esa inquietud que sientes. Atiende a multitud de detalles sencillos que se vuelven complejos en un todo. Aunque no lo sepas, es la fe la que provoca tu nerviosismo. Dios te sacude para que reacciones y no importa que lo busques en su casa o en la tuya, en la calle o en el trabajo, en la cartera o en el almanaque; al fin y al cabo en Sevilla tenemos con Jesús y María una relación de andar por casa. Si no ¿cómo explicar que el Señor de la Salud sea Manué , el Cristo de la Expiración Cachorro o la Virgen de la Esperanza de Triana Capitana?

Más allá de pensamientos colectivos, cada uno dispone el corazón a su manera y llevas tiempo preparándolo, aún en tu inconsciencia, así que goza. 

Publicado en Mis debilidades | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Náuseas

Lo siento, no creo en la candidez de la inmensa mayoría de la clase política de este país, cada vez más cutre. Me veo obligada moralmente a partir de esta advertencia.

Hoy vuelven a revolverse mis tripas por los últimos indultos publicados en el BOE ayer, 13 de marzo; ahora gracias a Rajoy y su Gobierno.

Si el escándalo acompañó a Zapatero especialmente en sus últimos meses en el poder gracias a nefastas decisiones como la aprobación por su entonces Ministro de Justicia de indultos como el de Alfredo Sáenz, actual Consejero Delegado del Banco Santander, entre otros, ignorando el Informe que el Tribunal Supremo emitió desaconsejando la decisión, ahora le toca el turno a Rajoy y su Gobierno, que vuelve a pasarse ese principio básico de predicar dando ejemplo por el forro.

Es curioso que, pese a la amplia mayoría que ostenta el nuevo Gobierno, no pare de recibir apoyos de CIU que, de unos meses a esta parte, parece haberse congraciado con el Ejecutivo retomando viejas amistades, como antaño.

Y, claro, en política las alianzas suelen pagarse, y la indecencia en las contraprestaciones poco valor tienen, pensarán ellos a la vista de la pasividad de los ciudadanos.

Así, ayer nos zampamos dos Reales Decretos publicados en el BOE, el 413/2012 y el 416/2012, por los que indultan a Víctor Manuel Lorenzo Acuña y a Josep María Servitje Roca, condenados por el caso Treball como autores de un delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos.

Pero no parece bastante con indultar la condena de prisión. Los pobres, ¿cómo van a devolver el dinero público que robaron? Mejor, habrá pensado Gallardón, que paguen una multa de 10 € diarios durante 1 año (=3.650 €) y que prometan no volver a robar en 3 años. ¡10 euros al día durante un año y 3 años sin volver a mangar!

Mientras tanto, desde púlpitos repartidos por todo el territorio, seguirán las proclamas de quienes nos gobiernan: ¡Transparencia! ¡Honestidad! ¡Justicia!

Y nosotros seguiremos con náuseas.

Publicado en Cosas que me sacan de quicio, General | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

La silla de pensar

Hoy estoy contenta. Estreno nuevo blog y afronto otra etapa distinta.

Llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de escribir sobre Derecho, que al fin y al cabo es a lo que me dedico, pero no quería darle un giro a este blog tan caótico y personal, así que decidí abrir uno nuevo.

Os presento lasilladepensar.es

Publicado en General | 2 comentarios