¿Dónde fue a parar?

¿Dónde fue a parar la ilusión que nos desbordó allá por mayo del año pasado? ¿Dónde las ganas de plantar cara al mal tiempo? ¿Dónde las actitudes críticas? ¿Dónde la esperanza? ¿Dónde los gritos?

Me lo pregunto porque más realidades espeluznantes no recuerdo en mis 29 años  que las que veo y sufro a diario – desempleo, precariedad, falta de crédito, recortes, corrupción, fraude fiscal, rescates imposibles, subvenciones a sectores muertos , dejadez en I+D, obras faraónicas y un interminable etcétera- y, a pesar de todo, sigo pareciendo una protestona a ojos de la mayoría porque lo que se lleva es seguir cargando con todo, sumisamente, aguantando lo que nos echen y, en el mejor de los casos, rajar de puertas para adentro, calentitos con las estufas.

No hablo de actuaciones revolucionarias sino de exigencias constitucionales que los ciudadanos tenemos que reclamar. ¿Creemos que los políticos de este país, ensimismados y atrincherados en sus poltronas, van a velar por nuestros intereses? ¿Alguien se cree, a estas alturas de la película, que los que velan por mantener sus privilegios tomarán decisiones que velen por el interés de la mayoría social? ¡Já!

Con un voto cada cuatro años los ciudadanos no controlamos nada, como mucho avalamos una declaración de intenciones que vete luego a saber si se ejecuta o no y, por supuesto, todo en términos relativos porque, claro, vivimos en un mundo globalizado y estamos influenciados por múltiples factores externos –cuando interesa-.

Es urgente la aprobación de leyes de transparencia, la articulación de nuevas vías de participación social en los centros de decisión y gestión de los intereses generales, la defensa a ultranza de la neutralidad en la red. De estas cuestiones depende nuestra participación en decisiones respecto de la sanidad, la educación, la protección al medio ambiente, el urbanismo, la cultura, la investigación y el desarrollo, entre otros.

En la Constitución de 1978 se introdujeron dos mecanismos de participación ciudadana: la democracia formal; es decir, la participación política a través de los partidos y las votaciones periódicas, y la democracia material; esto es, la participación social directa en la vida política, económica, cultural y social del país.

¿A qué estamos esperando?

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Dónde fue a parar?

  1. La gata Roma dijo:

    Según el manual con el que estudio, lo segundo se llama Democracia participativa o informal, caracterizada porque se organiza de abajo arriba, mientras que la otra es de arriba abajo…
    Sé que no me vas a dar la razón, pero cuando en Mayo no confiaba en este movimiento era por eso, sabía que se iba a quedar en nada, como todo en este país. Somos una sociedad de grandes ideas, de golpes de mano, pero luego somos incapaces de llevar a cabo algo continuado… Y sabes lo poco que me gusta el panorama, pero una pataleta no iba a solucionar nada si no se acompañaba de medidas formales, legales, reales y concretas y algo me decía que para entonces ya la gente se habría dedicado a otras cosas…
    Queda un reducto, los que colaboran en evitar desaucios y todo eso, pero tú sabes mejor que yo que eso es pan para hoy y hambre para mañana, si te van a echar, al final te echan, aunque admito que retrasarlo no está de más…
    En fin, lo peor de todo es que a estas alturas no sé cual es la solución… dada mi falta de fe en la ciudadanía, quedaría la opción de un cambio político ¡JA! Seguro que si…
    Ojú, que plan…

  2. rafael dijo:

    Hola Zap, tienes mucha razón en lo que dices, pero es lo que tenemos y cambiar al pueblo llano creo que será difícil en esta España de mangantes y vividores. Ahora sí, cuando digo mangantes y vividores no me refiero solo a los que detentan el poder lo digo por todos y que se libre el que pueda.
    Hay pocos medios de protestar pero al menos habemos gente que lo decimos aunque sea en un pobre blog como es el mío. Si te pasas por allí verás lo que publiqué anteayer que está un poco en consonancia con esta entrada tuya.
    Un beso

  3. Andrés dijo:

    me gusta la palabra “protestota”

  4. Celestino Boge dijo:

    En España todavía vivimos en una precariedad intelectual galopante,por este motivo los medios de participación ciudadana a la mayoría le sigue quedando grande.Hace falta gente con potencial ,talento,ganas de involucrarse en la vida pública.Te invitó, creo tú puedes serlo.Un abrazo.

  5. Rocioromerope dijo:

    Mercedes en Derecho usamos otros tecnicismos 😛
    Y en cuanto al #15M, no es cuestión de darte o no la razón, probablemente estaba cantado que acabaría como ha acabado, con mucho slogan y poco contenido material, pero no cabe duda de que fue una corriente de aire fresco que espabiló a muchos aletargados, que ilusionó a miles de ciudadanos en decenas de provincias y que sembró la esperanza en una sociedad que parecía anestesiada. No pretendía hacer una elegato sobre ese movimiento sino una reflexión acerca de dónde han acabado esas sensaciones, esas ganas de luchar y reivindicar una sociedad mejor. No he vivido una etapa más dificil que la actual y, sin embargo, no he visto más inmovilismo nunca. Eso es lo que me cabrea. No sé a qué estamos esperando, sinceramente.

  6. Rocioromerope dijo:

    Rafael está claro que el verdadero problema de nuestra sociedad no es tener unos dirigentes más o menos válidos, más o menos corruptos, más o menos trabajadores, sino que los ciudadanos estamos tolerando, aunque sea de forma pasiva, que se imponga una forma de ir por la vida que da vergüenza.

  7. Rocioromerope dijo:

    Celestino no sé qué te habrán contado de mí pero creo que me sobrevaloras. Aunque sí te voy a dar la razón en algo: nadie va a venir de fuera a otorgarnos deseos; o nos involucramos activamente de alguna forma o cada vez seremos más pobres y mediocres, como ciudadanos y como país.

  8. Yo también me pregunto dónde están muchos. Aunque espero verlos este domingo de nuevo, moviéndose para que no nos barran mientras siguen salvando a los mismos.

  9. TRIANATRINIDAD dijo:

    Amiga Rocio, ten la esperanza que el espíritu del #15M no este muerto sino solo aletargado esperando su momento.Nuestra lucha, nuestro camino es largo, pero no es flor de un día, aunque tampoco se podrá ver la revolución, el cambio de conciencia en tan poco tiempo.De todas formas acontecimientos como el del Parlamento Valenciano entre su Presidente el “Sr” Cotino, menudo elemento y la representante de “COMPROMIS” Mónica Oltra demuestran que muchos políticos, y cada vez más, están intentando cambiar las cosas.Un beso

  10. Yo creo que la herida ya está abierta, es cuestión de tiempo, más o menos.
    La apatía, descrédito, pasotismo y rechazo que tiene la población de menos de 40 años hacia los políticos e instituciones en general (jueces, patronal, sindicatos, etc) va cada vez más en aumento, y tarde o temprano saldrá a flote.
    Lo que no se es cómo ni cuando, pero evidentemente este clima de desconfianza hacia todo lo que venga de políticos tiene que tener sus consecuencias.

    Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s