La nueva Universidad y el futuro que ya está aquí

La adapatación de la Universidad española a la europea ya es un hecho -o eso pretenden hacernos creer-. Por todos es sabido que el plan Bolonia llegó haciendo mucho ruido de golpe, pero algunos que estudiamos en ciertas Universidades “modernas y de prestigio” comenzamos a padecer los ensayos de esa estrategia mucho tiempo antes.

Si consultamos en el DRAE el significado del verbo “adaptar” podemos concluir que implica un proceso de ajustes, de acomodación y, como todo proceso, requiere tiempo, máxime cuando quieren vendernos que es lo mejor para los alumnos. Porque todos sabemos que para que algo sea un éxito se necesita, en primer lugar, capacidad; esto es, posibilidades de ejecución, presupuesto, conocimiento del medio en que hay que desenvolverse, etc.

Y en este punto me pregunto yo:

¿Es España, a nivel educativo, económico y social, un país equiparable a los que escogemos como modelos en Europa? ¿O, por el contrario, necesitamos un periodo previo a la reforma que allane el camino para que cuando ésta llegue no sea un fracaso?

Es una frase muy manida la de que la educación es la base del futuro de una sociedad, pero no por ello menos certera.

Actualmente, con la crisis que nos castiga, se pone de manifiesto la necesidad de reciclaje profesional existente; la entelequia que supone aprobar leyes, decretos, reglamentos, ordenanzas y un sinfín de disposiciones sin respaldo presupuestario; la descompensación de la balanza que hay entre los que mantienen el país y los que viven de prestaciones de diverso tipo; y sienes y sienes de cosas más, y no se les ocurre otra cosa a los Rectores y Decanos de nuestra Universidad que hacer inviable la compatibilidad de la vida laboral o profesional con la formativa o estudiantil. ¿Cómo? haciendo que la presencia real en las clases sea imprescindible para poder sacar adelante los estudios -porque, claro, la idea surgida en algún país a los que nos queremos asemejar, seguramente, sería obligar  a una presencia real o virtual pero, ¡bingo!, aquí no tenemos un € para modernizar la Universidad o si lo tenemos nos lo gastamos antes en cualquier pamplina que en algo que ayudaría a que el sistema funcionase; ni ovarios para obligar al profesorado a currar en casa, además de en el campus, ¡pobres explotados!-.

PLAN BOLONIA

El fracaso de un sistema de escolarización obligatoria contra viento y marea, que para colmo tiene abierto un debate sobre su posible ampliación hasta los 18 años, no resulta suficiente para ver que  la presencia física de un alumno en una clase no asegura los buenos resultados, ni es sinónimo de aprendizaje  -aunque a esas edades es hasta comprensible- y lo trasladan, tuneado, a la Universidad, como si de un colegio se tratara.

Y resulta que los modelos económicos y de empleo que triunfan en la UE, como el de flexiseguridad danés, se basan en el reciclaje contínuo y en la obtención de prestaciones estatales a cambio de una formación contínua, según las exigencias del mercado laboral.

¿Cómo se come esto? Tragando.

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en Cosas que me sacan de quicio, Pensando un poco y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La nueva Universidad y el futuro que ya está aquí

  1. Bolonia es el fin de la Universidad, así de claro. Te pongo un ejemplo que conozco bien. El modelo Bolonia se basa dividir las clases en presenciales obligatorias y no presenciales. En el Grado de Medicina (tal como se llama ahora) por ejemplo en la asignatura de Anatomía que se cursa en 1º y 2º según Bolonia las prácticas de Anatomía se consideran No Presenciales. O sea, que el alumno puede adquirir los conocimientos por su cuenta. Claro, cualquiera se consigue un cadaver, los venden en Mercadona.
    Por otra parte tengo que decir que no me puede entrar en la cabeza que Medicina pueda ser considerada académicamente al mismo nivel que lo que ha sido siempre Magisterio de Primaria o Trabajo Social o Turismo, lo siento mucho, pero no puede ser y a nuestros dirigentes se les ha ocurrido la feliz idea de catalogar ambas titulaciones como Grado. Soy médico, si, pero es que hay cosas que no entran en cabeza humana.
    Y lo de la educación obligatoria hasta los 18 no merece siquiera un comentario, no merece que perdamos el tiempo. Un absurdo más del país mas atrasado en materia educativa de la UE y haciendo méritos para seguir bajando.

  2. Du Guesclin dijo:

    El problema es que cuando llegas “al futuro” encuentras mas de lo mismo. Y aparecen leyes y normativas de convergencia europea sobre la base de un país a años luz de los que se quiere asemejar y tomar como modelo.
    Yo me saqué la carrera sin apenas asistir a clase, por motivos varios, y no me considero ni mejor ni peor preparado que los que estaban todo el día pululando por Reina Mercedes. Sobre todo porque la preparación no depende de la asistencia a clase ni de las horas que te lleves sentado en una silla. Quizás eso sea lo que menos influye.
    Lo que pasa es que claro, con el índice de fracaso escolar que tenemos hay que tirar balones fuera.
    Lo de los 18 años es sencillamente de traca. Para algunas cosas bajamos la edad, para otras la subimos. No entiendo nada, ni creo que los que están detrás de estas decisiones tampoco, que es peor.

    Saludos.

  3. Ayyy Zapateiro, si algun dia trato de hablarle de algun tema relacionado con la educacion corteme por favor, que soy muy pedante, es que lo de la pedagogía…mandan ovarios/cojones y se de que le hablo, un besote

  4. Pingback: La-nueva-Universidad-y-el-futuro-que-ya-esta-aqui : Sysmaya

  5. La Universidad como está ahora es mejor que desaparezcan porque el nivel de los universitarios sobre cultura y escritura es lamentable. Eso sí luego son capaces de construir cohetes.

    Y me da mucha pena.

    Besos.
    Antonio

  6. Nicodemo dijo:

    Querida Zapateiro,
    Yo la verdad es que sobre el plan Bolonia no he leído demasiado y tampoco puedo opinar con conocimento de causa, pero por lo que he podido leer, otro experimento que se sacan de la chistera, y lo malo es que se experimenta con la educación de los que regirán los destinos de España… Esto, la verdad, ha quedado un poco rimbombante e inexacto, porque esos estudiarán con el dinero de papá-congresista en una universidad extranjera. Pero sí con la educación de los que mañana serán adultos, tendrán que buscar un trabajo, crear una familia y sacarla adelante, que eso sí es duro. Y con un agravante entre otros, y es el cada vez más difícil mercado laboral, que dá auténtico miedo (a ellos ésto les trae al pairo…). Cada vez que escucho hablar de reformas en los sistemas de estudio me echo a temblar, porque además va ya la enésima reformita que se inventan. Y lo malo serán las consecuencias que traerán estos experiomentos. Los experimentos, siempre, con gaseosa. Y el tinto de verano, con casera.
    Un placer entrar de nuevo en su casa, casa que no dejo de visitar aunque sea dejando el comentario del silencio.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s