Siguiendo la ola: otra olvidada.

El barrio de San Bartolomé, al que se accede desde la calle Céspedes, y el barrio de Santa Cruz conformaban la antigua judería sevillana. Y en plena judería se encuentra una de las iglesias más bonitas y singulares de Sevilla.

Tras la toma de la ciudad por el Rey San Fernando el solar que actualmente ocupa la iglesia de Santa María la Blanca fue cedido a los judíos que habitaban la zona y en él levantaron una sinagoga.

En el año 1391 la sinagoga se transformó en templo cristiano. Entonces fue decorado al estilo gótico y el nombre y la advocación del templo se lo impuso el cabildo catedralicio. La iglesia, de planta rectangular, se dividía y se divide en tres naves separadas por columnas de mármol rojo. Su entrada principal es de estilo gótico, pero la entrada antigua, la que servía a la sinagoga, es un portoncillo con columnas de capiteles visigóticos que da a la calle Archeros.

Pero el aspecto actual de la iglesia no llegaría hasta la reforma que sufrió alrededor del año 1662. Tras dejar que la iglesia gótica quedara en estado ruinoso –el descuido del patrimonio de la ciudad es una constante en esta tierra-, Pedro Sánchez Falconete, quien también trabajó en el Hospital de la Caridad, dirigió la reforma del templo que dio como resultado la joya barroca que hoy conocemos y que se encierra tras la sencilla fachada de Santa María la Blanca.

Lo más destacable de esta iglesia son sus bóvedas recubiertas de yesería, decoradas a base de ángeles, querubines, vegetación y guirnaldas, diseño trazado por el escultor Pedro Roldán y ejecutado por los hermanos Pedro y Miguel Borja.

El templo conserva hoy obras de arte como la pintura de la Piedad, de Luís de Vargas; la Sagrada Cena de Murillo; el retablo mayor y Santa María de las Nieves, de Juan de Astorga, que lo preside y es la titular del templo; el grupo escultórico de la Santísima Trinidad, de Blas Molner; el retablo de San José de la capilla sacramental; etc. Pero el querido Mariscal Soult expolió parte del patrimonio de esta iglesia tras la invasión francesa. En el Museo del Prado –nunca entenderé estas cosas- se encuentran dos de los cuadros que nuestro amigo robó: El sueño del patricio Juan y El patricio Juan ante el Papa Liberio.

He de reconocer que la Iglesia de Santa María la Blanca es una de mis debilidades. Por eso, entre otras cosas, no quería dejar pasar la “ola de protesta” que se está llevando a cabo desde los blogs para solidarizarme con una auténtica joya que lleva esperando diez años, desde que dieron la alerta, a que alguien se digne a intervenirla, pues se encuentra en un estado lamentable. Y eso que en la misma calle donde se encuentra está el Palacio de Altamira, sede de la Consejería de Cultura y que las prometieron felices con eso de las Jornadas Europeas de Patrimonio y el ciclo “El barroco en Andalucía”. Tampoco veo que el Arzobispado ande muy preocupado, la verdad. Mejor se está coronando canónicamente y levantando fervores.

(Las dos últimas fotos son de http://www.pasionensevilla.tv/)

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en Mis debilidades. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Siguiendo la ola: otra olvidada.

  1. 5nocimiento dijo:

    Ya estamos?, nada la niña con los primeros frios y la cercania del inicio de Cruz de Guia, metiendo cuñas. Cómo sois los penitentes…no puedo!!

  2. el aguaó dijo:

    Querida Zapateiro, tengo que felicitarte por esta magnífica y extraordinaria entrada, que se suma a nuestras potetas por el magistral Patrimonio que tiene nuestra ciudad, y el abandono en el que está sumido.

    Santa María la Blanca es testimonio vivo de la Historia de Sevilla, y sus yeserías sufren un deterioro que puede llgar a ser irrecuperable. Deberían tener un proceso de restauración profundo y exhautivo que aseguraran su vida muchos años más.

    En cuanto al Mariscal Soult, corramos un tupido velo. Tan sólo diré que las dos pinturas de los lunetos de esta iglesia son dos copias, pues como tú bien has dicho, las dos obras originales de don Bartolomé se encuentran en el Prado, algo que tampoco llegaré a comprender.

    Un fortísimo beso y gracias por esta entrada.

  3. La verdad es que es una pena todo el patrimonio perdido.Hace poco encontraron un libro de reglas de la Hermandad del Dulce Nombre en Madrid datado de 1696.Sobre la dejadez del Patrimonio que decir ……

    Un abrazo canino.

    La Canina seguirá cavilando …….

  4. Luz de gas dijo:

    Tiene que se una preciosidad por dentro

  5. Du Guesclin dijo:

    Una joya de la ciudad; personalmente, es de las Iglesias que mas me gustan y fascinan, aunque se llevó muchos años cerrada, pero parece que ha sido en balde.

    Gracias por acercarnos a este rincón de la Puerta de la Carne.

    Saludos.

  6. La gata Roma dijo:

    Me ha encantado esta entrada. No tanto por acercarnos a esa Iglesia, sino porque compartas con nosotros otra debilidad tuya. Y me encanta que señales con el dedo a todos, porque nos quejamos mucho de los políticos, pero en Palacio parece que les da igual que se caigan a trozos las Iglesias; y eso en mi opinión, tiene tela…
    Kisses

  7. dama dijo:

    Como mal dice el refrán, las cosas de palacio van despacio, y entre esas, los habitantes palaciegos y otras cuestiones, el patrimonio se nos estropea.
    Lo estoy viviendo en mi propia persona con mi Iglesia, Santa Catalina, ojalá todo se solucione pronto.
    Y esa Iglesia que nos enseñas, pues ¡que te digo! que es una preciosidad, una joya, una verdaera obra de arte.

  8. América dijo:

    Estupenda labor de reflexion y denuncia,solo sumando se logran los cambios,lugares tan emblemáticos y antiguos deben ser restaurados o rescatos,Saludos ,ya te sigo por aquí.No conocia este formato de blog……América.

  9. Manuel Mogeda dijo:

    la vela que va por delante,es la que alumbra(como te has quedao)eh?.Un abrazo fuerte y ya nos vemos pronto.

  10. Triduo en San Gregorio.No faltes

    Un abrazo canino.

  11. Parece que empiezo a salir de la profunda catarsis producida por el exceso de trabajo. A ver…
    Te comprendo.
    Perdona pero no me van mucho los memes 😉
    Hermosa iglesia, lastima que den culto al mayor negocio de la historia de la humanidad. Si Jesucristo levantara la cabeza…

    Un abrazo, compañero (despertando del coma)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s