Soleá dame la mano

A principios del siglo XX se gestó una de las marchas más bonitas que existen de Semana Santa, “Soleá dame la mano”.

Por el nombre, por lo clásica, por la majestuosidad y por la sobriedad de la marcha nadie, a priori, pensaría que esta marcha pudiera estar dedicada a una Virgen popular, de barrio, multitudinaria como la Esperanza de Triana, pero así es.

Para conocer un poco de la historia de esta marcha hay que situarse en la Sevilla de 1917-18, alrededor de los años 20.

Barrio del Arenal, en la antigua cárcel del Pópulo (hoy calle Almansa) un Viernes Santo por la mañana. Entre el gentío la Esperanza avanza hacia su barrio, recorriendo las últimas calles de Sevilla que la separan de Triana. Tras unos gruesos muros y unas pocas ventanas con rejas se agolpan presos llenos de esperanza que esperan verla pasar. Pero la Virgen no pasa de largo, se vuelve hacia esos que imploran tras los hierros y se hace el silencio.

Con la Esperanza frente a ellos un preso que lloraba se arranca con una saeta que dijo:

“Soleá dame la mano, por las rejas de la cárcel, que tengo muchos hermanos, huérfanos de padre y madre.

Eres la Esperanza nuestra, estrella de la mañana, luz del cielo y de la tierra, honra grande de Triana”.

La intimidad y la devoción del momento quedaron recogidas en unas notas. Una de las marchas más bellas de nuestra Semana Santa había nacido en la mente del compositor Font de Anta.

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Soleá dame la mano

  1. Anonymous dijo:

    No sabía esta historia. Gracias por traernos algo interesante sobre Semana Santa.

    Un saludo

  2. Jmc dijo:

    Qué gran marcha, con una historia desconocida para mucha gente, sobre todo el hecho de que esté dedicada a la Esperanza de triana.

    Una marcha que no me canso de escuchar, eso si, cuando te la tocan debajo de un paso de recogida ya gusta menos,jejejej.

    besos.

  3. Lacava dijo:

    Marcha grande donde las haya. Para paladares exquisitos. Para grandes momentos; esos que traspasan la fibra, y quedan en la memoria del cofrade para siempre.

  4. Aasuero dijo:

    Niña, deja de hablar tanto de Semana Santa que dentro de 4 días estás en Suiza. Manda narices con los frikis estos…….. jejeje

  5. Monca Encendido dijo:

    El azulejo de la Esperanza de Triana que está en la esquina de Pastor y Landero con la calle Almansa lo cuidó muchísimo años Angelita, la portera de la casa 4 de la “Cárcel del Pópulo” donde vive mi querida suegra. Cada semana, con más años que el frío, se subía con su escalerita a limpiarlo y ponerle flores nuevas. Cuando ella murió, en el año 1998 más o menos, todos los pasos, aunque todos los años se paran la mayoría, reviraron hacia el azulejo. Los que pude ver, La Estrella, San Gonzalo y El Baratillo, fue precioso y los vecinos se emocionaron. Me contaron que La Esperanza se recreó al pasar con marcha incluida y todo. Ahora, la encargada es la simpática y servicial Lola, portera de la casa 2, porque además es trianera del Arenal y disfruta como una loca.

    En cuanto a “Soleá dame la mano”, es quizás la marcha más original de la existentes sin dejar de ser sevillana cien por cien, llena de preciosos cromatismos. Buen post prima Rosssio, Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s