Y no estaba muerto, que no.

Siempre me hizo gracia la canción de “Los Manolos” que decía “y no estaba muerto, que no, que estaba tomando cañas, ¡ay leré, lerele! (…)”

Pues algo así exclamarían ayer en la ciudad chilena de Angol. Recojo la noticia leída:

Un anciano de 81 años se despertó en el ataúd durante su propio velatorio, ante la sorpresa de amigos y familiares que lloraban su muerte en la pequeña ciudad chilena de Angol.

Los familiares de Felisberto Carrasco pensaron que el anciano estaba muerto debido a la baja temperatura e inmovilidad de su cuerpo y, en lugar de llamar a un médico para comprobarlo, llamaron a una funeraria, que se lo llevó vestido con su mejor traje hacia su anticipado velatorio.

“No podía creerlo. Pensé que estaba equivocado y cerré los ojos. Los volví a abrir y, claro, mi tío estaba mirándome desde el ataúd” relató Pedro Carrasco, sobrino del presunto fallecido al diario Ultimas Noticias. Una vez liberado, el anciano dijo que no sentía dolor alguno y pidió un vaso de agua.


Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Y no estaba muerto, que no.

  1. Aasuero dijo:

    Pa mear y no echar gota…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s