La doble moral

Si les digo que una Juez ha procesado a Gregorio Salgado para juzgarlo por agresiones sexuales a dos menores quizás se queden igual y piensen “vale, muy bien, por cabr..”.

Si les digo que Gregorio Salgado impartía clases en un colegio público (colegio Gabriel Castellá, de Igualada) y fue en ese ámbito en el que cometió los delitos, probablemente, sentirán mayor repulsa, si cabe.

Si también les digo que Gregorio Salgado era profesor de Religión y párroco, seguramente, se indignarán doblemente.

Pero si, además de todo lo anterior, les digo que este mismo asqueroso personaje tenía ya antecedentes por la agresión sexual a una menor con síndrome de Down no sé hasta dónde llegarán sus sentimientos de desprecio hacia semejantes animales.

Pues bien, los jerarcas de la Iglesia, esos mismos que se escandalizan por el uso de preservativos, porque personas del mismo sexo se amen y quieran la igualdad de derechos, porque los modelos de familia evolucionen y la sociedad los reconozca, porque la gente vote lo que le de la gana, porque los practicantes de la religión católica estén en continuo descenso, etc., encubren a animales de este calibre y los acogen en su seno.

A pesar de los antecedentes, por la condena firme que el cura tenía en todo lo alto, lo mantuvieron en el ejercicio de su cargo y seguía ejerciendo el sacerdocio sin problemas en Vic (Barcelona). No sabemos si tras el juicio que tendrá lugar por estos nuevos delitos que se le imputan la Iglesia seguirá haciendo oídos sordos o si, por fin, sentirá algo de vergüenza y tomará medidas.

¿Por estas cosas saldrían a la calle a manifestarse?

¡Ah, no es verdad, que sólo salen porque la democracia está en peligro! ¡Menos mal que están al quite, que si no!…

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La doble moral

  1. Ana dijo:

    Se me ocurren tantos calificativos, que me mejor me los callo….

    Gracias por recoger la noticia…

  2. Anonymous dijo:

    ¿Por qué no juzgáis (líbreme Dios a mi de hacerlo) a esa persona y dejáis en paz a la institución a la que está vinculada? ¿Es justo quemar en la hoguera a la Seguridad Social cada vez que se equivoca un médico? ¿No será que os pueden los prejuicios?

  3. Zapateiro dijo:

    Aunque nunca me gustó hablar con gente desconocida, te contestaré anónimo.

    1º Esta página es un blog personal en la que hablo de lo que me parece u en el que cuento lo que quiero; por tanto, no tengo porqué dejar en paz nada que crea que no debo dejar pasar.

    2º La comparación que estableces entre una institución como la Iglesia y la Seguridad Social es (sin ánimo de ofender) infantil y nada acertada, a mi entender, claro.

    3º He dado nombre y apellido de alguien al que he calificado de animal, precisamente, para no generalizar porque pienso que, afortunadamente, no es lo usual dentro de la Iglesia.

    4º Que yo sepa, me he referido en el post a la jerarquía de la Iglesia, a aquéllos que vociferan en contra de cosas que, al lado de éstas, son de risa, más viniendo de donde vienen. Ejemplo, ya lo dije en otro post, salir a la calle en defensa de la democracia cuando no hay realidad más alejada de la democracia que la propia Iglesia y todo por no admitir que lo que pretenden es hacer política.

    5º La Iglesia tiene muchas realidades. Yo alabo y alabaré siempre a la Iglesia callada que hace labores dignas de admiración; a ésa que no grita y que desde la humildad se acerca a todos, a la gente, no al poder; a ésa que lucha por las injusticias reales (no las que se inventan desde el Vaticano y la Conferencia Episcopal; a ésa que busca un mundo mejor; a ésa que destaca los valores humanos por encima de otros; a ésa que dedica su vida a los demás.
    Esa Iglesia es la que quiero, la que respeto, la que admiro, a la que me gusta pertenecer, pero la otra Iglesia hipócrita también existe y es la que denuncio, la que rechazo, la que me repugna.

  4. Bernardo Romero dijo:

    Hijo de la gran puta. Pero, se puede saber qué coño hace el estado (y las consejerías) para permitir que se siga impartiendo doctrina en lugar de ciencia en los colegios e institutos españoles. Mecagüendiós que es el que tiene la culpa. Mira zapateiro, desde que estos del libro (hebreos, cristianos, musulmanes y la mare que los parió a tos) empezaron a dominar el mundo mágico de la religión, se acabó con lo que se daba. Antes, en tiempos de Roma, se amaban a todos los dioses, y se les incorporaba a medida que se iban conociendo, pero desde que llegaron estos cabrones con la exclusión esa tan zafia y simple de mi dios es el único y verdadero, se empezó a joder todo. Después, ya sabes, se quedaron con la exclusiva y así nos va. Menos mal que ya tienen tan poca cantera que, como estamos viendo, tienen que mantener en el cargo hasta a un degenerado de semejante calibre, a quién de momento se la deberían cortar a la altura del cuello. Termino como empecé que no quiero ser un pesado: Hijos de la gran puta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s