De perlas

Así le vino a la revista El jueves la polémica portada que acabó en los tribunales, de perlas.

Aquí tienen su felicitación para estas navidades,

Anuncios

Acerca de rocioromerope

Abogada de profesión, polemista por vocación y bética de corazón. Aúno y desmiento tópicos sevillanos.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De perlas

  1. Anonymous dijo:

    Por mi que me las felicitaran así también….!!!jijijijiji!!!

  2. Andrés dijo:

    Soy fan de ‘El Jueves’. Son geniales.

    ¡¡Que nunca falte un ‘Jueves’ en un cuarto de baño!!

  3. Anonymous dijo:

    Genialmente bordes, para rozar la exactitud del calificativo. Aunque acertó usted de lleno con lo de su ubicación: “El retrete”.

  4. Monca Encendido dijo:

    Po yo fitetu prima Zapat y primo Andrés, a mi estas cosas no me hacen gracia, sinceramente. La revista el jueves confunde la libertad de expresión con la falta de pudor y respeto. Es un humor barato y fácil disfrazado de “inteligencia”. Para mí son un miembro más de los que se han subido al carro de la desfachatez, como los tomates y la madre que los parió, que se escudan rápidamente en “soy periodista”, ¡venga ya hombre!. Y mira que cuando tenía 18 añitos me empapaba la revista y me encantaban algunos golpes, y se vendía tela, estaba de moda. Pero claro los medios se han revolucionado y la competencia es bárbara, ¡Señores, hay que vender como sea! y me paso por el forro de… el pudor, el humor inteligente y el respeto.

    Un abrazo majos.

  5. Anonymous dijo:

    Dormía el conde Rodríguez
    acostadito en la su cama:
    La pierna izquierda encogida,
    la diestra, más estirada.
    (la otra pierna, la de enmedio…
    es costumbre no mentalla).

    Dormía plácidamente:
    Hay que ver lo que roncaba,
    so la lana del embozo
    de su manta zamorana.
    Y la condesa Sonsoles ,
    que al su lado estaba echada,
    roncaba un aria da capo
    que ni la María Callas.. .
    Y antes de que cante el gallo…
    (que lo suele hacer al alba,
    porque sepan las gallinas
    quién les canta y quién les manda…)
    con el rostro demudado,
    ¡Don Rodríguez despertaba! :
    ‘¿Qué es aquesto? -diz Rodríguez-
    ¿Quién mi sueño sobresalta?
    ¡A mí la guardia moruna
    del Ministro Rub-al-Kaaba!’

    Avanzando entre las sombras
    que rodeaban la su cama…
    ve que crece, ve que avanza…
    la silueta recortada
    de un espectro, de un fantasma…
    ¡Vive Dios que miedo daba!
    Entre nubes de sulfuro
    y otras de canela en rama,
    a los pies de Don Rodríguez
    el espectro da la cara:

    Va vestido de uniforme,
    calzón corto, con polainas…
    y, esparcidas por el pecho,
    quien en ello se fijara…
    no verá que lleve estrellas,
    sino bujeros de bala.
    Lleva gafas redonditas
    -las que John Lennon llevara-
    y así… visto desde lejos,
    se da un aire con Azaña.
    Noble porte, talle recio,
    cabellera ya entrecana…
    Y quién es y a qué ha venido,
    allí mesmo lo declara:

    ‘¡Yo me llamo Juan Rodríguez:
    soy tu abuelo… noramala.
    Y aquí vengo por decirte
    cuatro cosas a la cara!’
    -‘¿Tú, mi abuelo idolatrado,
    aquél que Franco matara?
    ¿Tú, la víctima primera
    de entre todas las de España? ‘
    -‘ ¡Ese soy… y menos coba! ‘
    -‘ ¡A mis brazos, camarada! ‘
    -‘¡Quita allá!… Menos abrazos,
    que de mí no sabes nada:
    Si supieras, no le harías
    lo que estás haciendo a España’
    -‘Abuelito fusilado…
    ¿No será que estás de guasa?
    ¿No te dieron matarile
    los del trapo rojigualda?
    Pues que sepas que tu nieto
    que por algo es el que manda-
    va a volver a la contienda
    otra vez las dos Españas:
    ¡Y esta vez verás, abuelo…
    que es la nuestra la que gana!
    ¡Una España progresista,
    federal-republicana,
    asimétrica y cubista
    de la noche a la mañana!’

    El abuelo fusilado
    mírale y no dice nada…
    Mírale muy fijamente,
    con su cara de fantasma,
    una cara que parece
    que es de cera, por lo blanca…
    Y por ella, mansamente,
    una lágrima resbala
    (que la cara, según dicen,
    es el espejo del alma…)

    Ya son setenta los años
    que llevo criando malvas
    en el cielo del Olvido,
    y no sé lo que me pasa…
    pero me llena de rabia
    que mi muerte y la de tantos
    no sirviera para nada.

    Allí estamos a millares
    los que la guerra matara…
    con su poquito de gloria,
    con su poquito de infamia.
    Padres, tíos y sobrinos,
    abuelos de media España.
    Allí todos somos uno…
    ya no hay rojos, ya no hay fachas,
    vencedores ni vencidos…
    Sólo queda la enseñanza
    de saber que el fanatismo
    es quien miente y es quien mata.

    Otros muertos más recientes
    pueden dar de ello palabra…
    (y no veo que por ellos
    se te mueva pie ni pata)

    Ese es todo mi mensaje,
    mi mensaje de fantasma:
    No nos metas a los muertos
    de comparsa en la tu causa.
    No te cuides de los muertos…
    cuídate de los que matan,
    los que han hecho de la muerte
    su más próspera jugada.
    Ahí te quedas, Don Rodríguez…
    Ahí te quedas en tu cama.
    Yo me voy al otro barrio,
    que el de aquí me rompe el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s